Páginas vistas en total

lunes, 27 de abril de 2015

Cosas que valen la Pena: La Mitad Siniestra

De Frente a la Mitad Sinietra


En plan "Películas que me cagaron la vida de chico" volví a ver anoche "La Mitad Siniestra". Film basado en un libro del Dios pagano de esta casa junto a Tolkien, Sthephen King, y adaptada por George Romero en el año 1993. Por ridículo que les pueda parecer he hablado sobre esta película más de una vez en otro sacro ámbito de nuestra familia: El diván. 

A mis 26 años todavía me acuerdo de las pesadillas y miedo y angustia que me daba recordarla de noche por motivos que  (supongo) a usted con toda seguridad no le interesan sobre mí vida, vivencias etc. Pero eso no significa que no haya mucho para decir sobre "The Dark Half" especialmente para quienes nos dedicamos a esa cosa que  damos a llamar "Escribir".







La trama va atrapar a cualquier interesado, aun remotamente, en las letras y algo de Psicología. "La Mitad Siniestra" cuenta la historia de Thad Beaumont, un escritor aclamado por la crítica pero falto de ventas. Por lo que, para hacerse de un buen dinero, Thad inventa un escritor ficticio llamado George Stark y publica con tal seudónimo una serie de best sellers llenos de violencia, horror y sangre que le permiten tener un muy buen pasar económico. Thad no solo se remite al seudónimo. Cuando escribe una historia de "George Stark" se pone en la piel del ficticio y sanguinolento escritor al punto de entrar en un trance que roza la esquizofrenia. Cambia radicalmente su manera de narrar, sus rituales, y su comportamiento para lograr diferenciarse lo más posible de Thad a la hora de escribir.  Sin embargo subsiste en él cierta tristeza  por deberle todo su éxito a ese seudónimo.

Finalmente, un busca vidas descubre que él en verdad es Stark y lo chantajea pidiéndole dinero a cambio de mantener el secreto al publico. Thad habla con su editor y decide "matar" a  George Stark revelando a la prensa que él es el verdadero creador del escritor ficticio y, en una escena bastante grotesca, lo "entierran" junto a la tumba de su madre con una lapida falsa en plan "Que gracioso".



Siendo un Libro de King ya imaginaran lo que pasa. Thad le ha dado tanta vida en su mente y escritura al tal Stark que este adquiere vida con el único propósito de que Thad siga escribiendo sobre él y le de "vida" nuevamente. Stark, la "Mitad Siniestra" de Beaumont va por ahí asesinando de maneras horrendas a un montón de conocidos de Thad. Todos culpan a Thad por los asesinatos pues George tiene su mismo aspecto, tipo de sangre y huellas. En pocas palabras y para no ponernos confusos George Stark es todo lo que Thad Beaumont ha reprimido en su vida liberado de manera brutal. 

Timothy Hutton interpreta a ambos Personajes en esta Película.
Como último dato, la película empieza con un Thad Beaumont haciendo sus primeros pasos en la escritura de joven en los 60s. Y desde que arranca a escribir sus primeras historias le da un muy fuerte dolor en la cabeza que le hace escuchar el canto de cientos de pájaros. Los médicos descubren que tiene un tumor  que se formó a partir  de un gemelo absorbido en el vientre. Le sacan un pequeño diente, un ojo y una nariz que se desarrollaron en su cerebro mientras el vivía.


***
La vi a los siete años, en ese momento si había algo que estaba seguro que no iba a hacer era ser Escritor. Más, con los años ya en la adultes, no pude dejar de identificarme con ciertos momentos de esta película. En los primeros minutos Thad explica a sus alumnos que el escritor de Ficción debe lograr sacar de él todo aquello que en su vida normal reprime, tiene que animarse a trasgredir (siempre en su ficción) todo aquello que teme o sacraliza. De lo contrarió su narración se tornara rápidamente falsa y falta de vida. Lo sintetiza en "Dale las llaves del auto y déjalo correr"

En una de las primeras escenas Thad explica a sus alumnos
la "Dualidad" que existe en el ser humano en todo momento. 

Si hubo un momento en el que tuve muchos problemas en la cabeza (o al menos más que antes ;) fue a partir de mi primera novela Tindar y fue algo inevitable hacer la relación entre la película y este gil que les escribe. Sin embargo me he preguntado anoche si a mis otros amigos escritores les habrá pasado algo parecido. Escribir un libro siempre es un trabajo muy solitario y de encuentro entre el creador y lo creado. Al menos en mi modesta opinión escribir siempre se trata de abrir una pequeña caja de Pandora de donde pueden surgir las cosas más hermosas y conmovedoras de nuestra mente como a su vez las bestias más sombrías que rondan en nuestra psiquis. Es un proceso que, independientemente de su intensidad u oscuridad, uno solo puede salir transformado. Tema al que he dedicado mí ultima novela "Memorias de la Nevada" (este espació ha sido auspiciado por El Otro lado del Círculo)

Creo que es en "ese momento", sobre el teclado, que inevitablemente nos encontramos de frente con nuestra propia "Mitad Siniestra" y nos enrollamos en una batalla que hemos demorado al menos de manera consciente cuando no se esta escribiendo por el temor que nos genera no reconocernos ante el espejó que puede ser cualquier producción artística. Cuando nos damos cuenta que aquella cosa que nos parecía ominosa, extraña, ajena, externa es sino propia e intima se desvanece de los vientos de la psiquis. Se funde y se absorbe, por ende también se neutraliza su poder intimidatorio. 

Con estas (boludeces) palabras finales  recomiendo a todos mis amigos escritores que miren esta película y se animen a preguntarse o contarnos, que maldades les ha hecho su Mitad Siniestra y si se han dejado llevar por ella en el sinuoso, accidentado aunque liberador caminó que supone escribir un libro. 

N/A
Les dejó para el cierre una canción bastante aterradora que aparece todo el tiempo en el Film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario