Páginas vistas en total

jueves, 29 de marzo de 2012

Sopa de Dioses, Héroes y Mitos: Odín

Nota de Autor:
Bien, para comenzar el año del Duende Hincha pelotas con algo nuevo, pasamos a informar que hasta el mes de Abril o Mayo (dependiendo como se den los tiempos) esta sección le dedicara tres entradas a la Mitología Nórdica. Probablemente hagamos algo similar con la Griega en meses siguientes.

En el país de los Nórdicos 

el Tuerto es Rey



De todos los Dioses de la Mitología nórdica, Odín es sin duda uno de los más conocidos por la gente, sea esta una interesada en la mitología o no. El nombre de Odín ya nos refiere  a alguien fuerte, valiente, un poco quilombero y bebedor, aunque dueño de una particular sabiduría. Algo asi como un estereotipo de Vikingo mal o bien intencionado. Sin embargo lo cierto es que  Odín  era algo de todas esas cosas, solo hay que tener en cuenta que sus tres nombres " Odín  " "Wotan" y "Woden" significan Furia. 

Este señor del Asgard es el padre de casi todos los Dioses en el Valhalla y es el jefe de las Valkirias, sus hijas vírgenes que vuelan en caballos alados en dirección al sol y escogen a quienes deben morir en el campo de batalla para ser llevados al cielo de los guerreros. 

"El Padre de todos" era un Dios al que se le atribuían muchas cosas, entre ellas la inspiración de los guerreros Berserker cuando entraban en combate, la sensación de éxtasis que experimentaba un Skaldo al interpretar las canciones o los trabajos de quienes conocían las Runas Vikingas y su poder profético. 


Con un parche en el ojo, un caballo de ocho patas, dos cuervos que vuelan constantemente sobre el  y dos lobos que lo acompañan,  Odín tiene una apariencia de arrolladora fuerza. Sin embargo la destreza en la lucha no era la única virtud que los Vikingos le otorgaron. Pues también se lo relacionaba mucho con las actividades religiosas y los ritos chamanicos debido a que  Odín es un Dios que esta siempre en busca de un mayor conocimiento sobre todas las cosas. Tanto así que llegó a clavarse a un árbol de cabeza por medio de una lanza durante nueve días y nueve noches para aumentar su sabiduría con respecto al universo.


En esas ansias por desenredar misterios,  Odín y su caballo de ocho patas, Sleipnir, viajan por los nueve universos del Iggdrasil. Un fresno gigantesco que contiene los mundos de los elfos, los enanos, los hombres, los Dioses y demás. En una de estas expediciones  Odín perdió un ojo a cambio de la sabiduría que yacía en el manantial del viejo Mimir, demostrando así como en las cosas de la vida cotidiana, toda ambiciosa empresa a veces implica un duro sacrificio. 

Los cuervos que vuelan sobre su montura, Hugin y Munin lo ven todo para el y le susurran al oído cuanto ocurre a su alrededor. Una característica que parece compartir con Manwe, el poderoso Valar que creo Tolkien en "El Silmarillion" una cosmogonía cuyos personajes comparten muchos aspectos con ciertos Dioses Vikingos. 


Odín era un dios que tenia la capacidad de cambiar a cualquier forma y de esa manera viajar de incógnito para evitar asustar a alguien o ser descubierto por sus enemigos. Una de estas (que aparece en la saga de los Volsung) es la de un anciano de capa gris o azul que anda por la tierra como un vagabundo. Una imagen de cierta nobleza y sabiduría que podemos ver en obras como El Rey Arturo, donde Merlin  es un viejito de larga barba y grandes poderes o, con más precisión (debido al color de su atuendo) en Gandalf el gris. Tambien se lo llamaba "El ojo Llameante", cosa que hoy puede recordarnos a Sauron en el Señor de los Anillos. 

Entre las muchas cosas que hacia el señor de Asgard estaba la llamada "Cacería salvaje". En dicha salida los muchachos del Valhalla salían con un caudal infinito de espíritus y bestias en la noche del Jolbot (festival de invierno) hacia el Midgard donde arrasaban con lo que sea que encontraran, para que las almas de sus victimas fueran a engrosar las fuerzas de los ejércitos de los Dioses. Una gran Armada cuya única finalidad es luchar una batalla perdida de antemano, el Ragnarok, el armagedón del mundo Nordico en el cual las fuerzas del caos y los gigantes se liberan para cobrarse venganza de los Dioses que los encerraron. 

Sin embargo, mientras dure el Valhalla, Odín  se sentara a la mesa con sus guerreros donde beberán y comerán todas las noches hasta el hartazgo pasando una existencia más que jovial en su palacio, el mayor  de todos, cuyas paredes estaban rodeadas por lanzas y su techo compuesto por escudos de oro. Y luego irán a  apalearse los unos a los otros a forma de practica, esperando que el reinado del tuerto acabe y todo vuelva a empezar otra vez. 

Si te gusto esta entrada NO OLVIDES comentar
y suscribirte al blog.





4 comentarios:

  1. Muy buena la entrada, narraron el mito con mucha onda y se hizo entretenida la lectura! Ya espero el otro! ;)

    ResponderEliminar
  2. Odin es sin dudas de mis personajes de la mitología preferidos.
    Me encanta que el Duende haya regresado!!! ah! cómo lo echaba de menos!!!

    Bienvenido, Max, se te extrañaba ;)

    Hasta prontito!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambas! en estos dias iran saliendo las demas cosas. Estuve algo desaparecido de todos lados en esta semana porque anduve con muchos problemas de todo tipo y colores. Tambien me gusta regresar!

    ResponderEliminar
  4. Muy Bueno Max. Me parece que pusiste lo mejor de tu narración, me encantó.

    Felicitaciones y prosperidad para el blog este año!

    May the wind blow on your back!

    ResponderEliminar